El Grillazo

Intervención en Venezuela: ¿Realidad o póker internacional?

Hasta ahora son sólo cartas sobre la mesa de póker del mapa internacional. Sin embargo, es posible que una intervención militar estadounidense en Venezuela sea la mayor jugada. ¿Se decidirá Donald Trump a mostrar su juego? Y hasta ahora ¿a quién le está sonriendo “la suerte”?

En el GrilloWeb te presentamos algunas combinaciones. Léase bien, combinaciones de los sectores diametralmente opuestos que muchas veces entran en contradicciones.

El antes y el ahora

En agosto de 2017 el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresó: “Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluida una posible opción militar si es necesario”.

Más de un año después, el tema vuelve a la palestra tras la autoproclamación del opositor, Juan Guaidó, como presidente interino de Venezuela el pasado 23 de enero.

Guaidó contó con el respaldo inmediato de un número importante de venezolanos, pero también de Norteamérica, los países integrantes del Grupo de Lima, y algunas naciones de la Unión Europea.

Tras esto, a inicios de febrero, el mandatario estadounidense, indicó nuevamente que “enviar tropas a Venezuela es una opción sobre la mesa” durante una entrevista en el programa Face the Nation de la cadena CBS.

Estas declaraciones surgieron pese a que apenas tres días antes, John Bolton, el asesor de seguridad de EEUU, había descartado “intervención militar inminente en Venezuela”

No obstante, el propio Bolton dejo entrever en un cuaderno de apuntes la siguiente frase: “enviar 5000 tropas a Colombia”… ¿para intervenir Venezuela?

¿Y qué dice Guaidó?

Ante esto, Guaidó se ha negado a descartar la intervención militar estadounidense.

Al contrario, señaló que él está dispuesto “a todo”, cuando Fernando del Rincón le preguntó si era consciente de que Venezuela podía convertirse en la próxima Siria.

Sin embargo, los voceros políticos de la oposición han dicho que la “ayuda humanitaria no va a traducirse en intervención militar”.

Por su parte, el presidente Nicolás Maduro, exhortó a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) a “asumir la responsabilidad de la defensa máxima de la patria”

“Quieren desmembrar a Venezuela, quieren debilitar a la nación (…) Pero ni intervención ni guerra civil en Venezuela, aquí habrá paz”, expresó.

En este sentido, Maduro convocó a los venezolanos a sumarse a una “jornada de firmas” en todo el país para exigirle al gobierno de Estados Unidos que cesen sus “acciones injerencistas”.

Ahora ¿querer es poder?

En efecto, Donald Trump es conocido por sus impulsos y su forma particular de menospreciar el multilateralismo a la hora de ejecutar su política exterior.

En este sentido, como presidente de Estados Unidos podría enviar un contingente de tropas a Venezuela incluso sin apoyo del Congreso.

¿Cómo es eso? Según la Constitución estadounidense el Congreso tiene el poder exclusivo de declarar la guerra y de controlar los recursos para mantenerla.

No obstante, el presidente norteamericano es el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas y por lo tanto puede dirigirlas.

Por eso, en diversas ocasiones los presidentes del Norte han realizado intervenciones militares sin contar con el permiso del Congreso.

En el caso de administraciones recientes, lo han hecho bajo el paraguas de la “guerra contra el terrorismo”, al amparo de la Autorización para el Uso de la Fuerza Militar aprobada en 2001 luego de los atentados a las Torres Gemelas.

Con esta ley se le dio al presidente la potestad de usar toda la “fuerza necesaria” para identificar y arrestar a los responsables de ataques terroristas.

Pero incluso antes de esta ley, diversos mandatarios estadounidenses actuaron sin la aprobación del poder legislativo en casos de intervenciones militares.

De hecho, esa es la razón por la cual el Congreso de Estados Unidos aprobó la ley sobre poderes de guerra (1973) para exigirle al presidente consultar con el Congreso antes de enviar Fuerzas Armadas a combate a menos que exista una declaración de guerra previa.

No es el caso

“Venezuela no le ha declarado la guerra a Estados Unidos. Venezuela, a pesar de la crisis tan profunda que vive el país, no es una amenaza para Estados Unidos. Venezuela no va a atacar a Estados Unidos. Habría mucha oposición a esa idea en el Congreso”, dijo Michael Shifter presidente de Diálogo Interamericano, un think tank con sede en Washington.

“Dudo mucho que Estados Unidos intervenga en Venezuela. Lo de las 5,000 tropas en Colombia es más en la línea de proyectar. Mostrar señales a los militares de que ya se acabó el cuento en Venezuela y que es tiempo de pasar de Maduro a Guaidó. Es parte del teatro político”, agregó Shifter.

Asimismo, el analista internacional español Juan Luis González Pérez considera que a pesar de las amenazas de intervención de Donald Trump, EE.UU. no está en condiciones de una agresión militar inmediata.

“Sus amenazas son una vertiente más. Es la presión psicológica. No creo que ahora mismo EEUU esté en condiciones de meterse en otra guerra. Pero si busca cómo doblegar la voluntad de militares y funcionarios”, expresó Pérez.

“Además, a pesar de los reconocimientos a Guaidó por parte de algunos países Europeos, la propuesta de crear un grupo de contacto durante 90 días va a parar al menos durante 3 meses a los estados más proclives al ataque hacia Venezuela”, agregó.

¿Reconocimiento si, intervención no?

Al respecto, habría que mencionar que la mayoría de los países que integran la Unión Europea, destacándose España, el Reino Unido, Portugal, Alemania, y Francia, han reconocido a Guaidó como “presidente interino”, pero han rechazado cualquier intento de intervención militar por parte de Estados Unidos.

Algo similar ha ocurrido con el Grupo de Lima, integrado, en este caso, por países de la región.

“Si Estados Unidos ataca militarmente a Venezuela, tendríamos un conflicto que se extendería más allá de Venezuela. No es probable que EEUU pueda controlar un conflicto que afecte a toda América Latina y más cuando Estados Unidos requiere de las materias primas de la región y su mercado”,  pronostico al respecto el analista e investigador venezolano Vladimir Adrianza.

Además, a pesar de la difícil situación e independientemente de los puntos de vista de los ciudadanos, Adrianza considera que “el pueblo venezolano no quiere una intervención militar, ni una imposición de EEUU”.

“Todo el mundo sabe que el gobierno nacional está golpeado, y hay gente que quiere un cambio pero no una imposición extranjera”, expresó.

Para este analista, hay sectores que están inconformes con las políticas del gobierno, “pero adoran las ideas del libertador Simón Bolívar, por ejemplo, y eso va a ser determinante, psicológicamente, en los próximos tiempos en Venezuela. Además los militares venezolanos hoy respetan la Constitución”.

Pero no todos opinan lo mismo. “Pese a eso, el peligro de intervención militar en Venezuela está ahí y el plan de intervención militar está allí; los EE.UU., en cualquier momento, lo pueden activar, tienen todos los mecanismos para hacerlo, lo han hecho en otros contextos geográficos, como Irak, Libia, Siria”, expresó el analista español José Manzaneda.

“De hecho, nos encontramos ante un acto irregular, pues rompiendo cualquier tipo de procedimiento, saltándose la legislación internacional, e incluso supuestamente sus valores, que son los del libre comercio, ya Estados Unidos está confiscando y/o reteniendo activos venezolanos” añadió Manzaneda, quién considera que un embargo petrolero también es parte de la jugada.

Por ahora, solo nos resta esperar. Mientras, sería asertivo tomar y hacer que otros tomen consciencia de las terribles consecuencias que nos generaría una guerra… más allá de nuestra inclinación política.

Tags