opinión

El precio de la Libertad

Reflexiones sobre la guerra

Por: Galeb Moussa 

La libertad, la autodeterminación y la soberanía, tanto política como geográfica, son los bienes mas preciados que tienen los pueblos.

Estos bienes han sido y son ultrajados desde siempre, cuando la voracidad del más fuerte así lo decide.

Y sobran las pruebas, sobran los muertos inocentes, sobran los países devastados y sumidos en la ruina.

Estados Unidos se dedica a eso, a expoliar los recursos que le apetecen, a hundir a los pueblos en la lucha intestina, a crear el caos y la destrucción. Cuenta con la maquinaria de propaganda, la mentira y la hipocresía, agitando banderas “democráticas” que ellos mismos no aplican.

Lo que sucede hoy en Venezuela se puede resumir en la ecuación petróleo + distancia. Es mucho más barato el transporte de petróleo desde Venezuela a Estados Unidos, que desde el Medio Oriente al mismo destino.

Y no sólo es el petróleo, es el gas y el coltán también.

Más allá de las valoraciones que se puedan hacer sobre el presidente de Venezuela y su gobierno, buenas o malas, no es relevante. Lo que se juega en esta instancia es la importación del modelo que los Estados Unidos impusieron en Medio Oriente.

Es de manual, y ese manual tiene autor, se llama Gene Sharp, la mente detrás de las desestabilizaciones de los países.

Derriban las instituciones, provocan el caos interno y cooptan elementos locales, que resultan funcionales al poder hegemónico.

Hay que detener la agresión contra Venezuela, es necesario que no puedan vencer a los pueblos libres de esta América Latina, de otra manera, quien sabe quién será el próximo objetivo.

Aquí no se trata si es buen o mal gobierno, buen o mal presidente, se trata de preservar la libertad, de reafirmar la soberanía y custodiar los recursos propios, ya habrá tiempo para votar y elegir nuevas autoridades mediante la responsabilidad ciudadana.

Da esperanza saber que hay pueblos dispuestos a pagar un alto precio y no entregarse fácilmente para conservar la independencia en todos los sentidos.

Da pena ver como otros países, poderosos por sus recursos se someten mansamente ante el opresor. Argentina, Brasil, Ecuador, Perú, Chile, Colombia, han resignado la dignidad, por la esclavitud de sus pueblos.

Podemos enumerar como han terminado los países que creyeron en el “Estamos con Ustedes”, eslogan preferido y maldito con el que Estados Unidos pretende convencer a quienes quiere someter.

Estados Unidos le dijo lo mismo a Irak, a Túnez, a Egipto, a Libia y tantos otros… Todos terminaron en la ruina, tanto económica como políticamente, divididos, socialmente y geográficamente segmentados, parias del neo colonialismo.

Todos esos países pagaron el precio de haber creído que Estados Unidos podría ser un buen “amigo”.

Estados Unidos no es amigo de nadie, solo de sus propios intereses, es un depredador alfa.

Ojalá Venezuela resista, ojalá los venezolanos decidan su destino soberanamente, porque cuando permiten la intervención extranjera, ya será tarde, ya le habrán vendido el alma al diablo.

Por: Galeb Moussa / periodista y analista político internacional, especializado en Medio Oriente.

Tags