El Grillazo

¿Cómo es dar a luz en Venezuela?

La situación de salud por la que atraviesa en estos momentos Venezuela hace del parto un verdadero viacrucis. Sin embargo, el gobierno afirma que los nacimientos se han humanizado. ¿Cuál es realmente la situación?

La principal maternidad

La crisis obligó a emigrar entre 2012 y 2017 a unos 22.000 médicos, unos 6.600 bioanalistas y 6.030 enfermeras (con déficit de 74%), según un estudio de una docena de ONGs. Esto sin mencionar un 90% de escasez de medicinas e insumos.

Ni siquiera la principal maternidad del país, la Concepción Palacios, ubicada en la ciudad capital, se salva de la escasez de insumos, el déficit de médicos y la necesidad de referir a las parturientas a otro centro de salud, uno que esté “mejor dotado”.

La falta de anestesiólogos es un factor que se ha traducido en una disminución del número de partos atendidos durante 2018, afirma la institución hospitalaria.

Pero no es solo la falta de anestesiólogos lo que compromete el número de partos atendidos en la Concepción Palacios, también incide la ausencia de material médico-quirúrgico.

Desde hace tres meses las calderas del hospital (utilizadas para esterilizar los instrumentos médicos) están dañadas.

El personal ha tenido que recurrir a otro centro de salud para solicitar apoyo en la esterilización de los materiales.

Sin registro formal

Desde hace seis meses la Maternidad Concepción Palacios también tiene problemas para expedir los certificados de nacimiento de los recién nacidos.

El formato, suministrado por el Ministerio de Salud, también escasea en el principal centro de atención materna en el país.

“Aquí llegan madres con niños de hasta seis meses de nacidos a preguntar por los certificados de nacimiento”, afirmó un enfermero del lugar.

Recordemos que los recién nacidos no pueden ser presentados sin el certificado de nacimiento, que detalla el lugar donde el niño nació, el centro de salud, los padres y su identidad.

Hablemos de precios…

En caso de acudir a centros de salud como la Maternidad Concepción Palacios o la Maternidad Santa Ana, los medicamentos, desinfectantes y bolsas de basura, entre otros insumos, forman parte de la extensa lista de productos que deben llevar las embarazadas.

Para tener una idea, un kit de cesárea (guantes, antibióticos, inyecciones, gasas y otros) cuesta el equivalente a 100 dólares a la tasa del mercado negro.

Ante el panorama que muestra el sector público de salud, las miradas se vuelcan hacia las clínicas privadas.

Sin embargo, para muchos resulta una opción inalcanzable, ya que para la última semana de diciembre de 2018, un parto natural en el Hospital de Clínicas Caracas, ubicado en San Bernardino, se cotiza en Bs. S 610.000, mientras que para una cesárea el monto asciende a Bs. S 671.000.

En cada uno de los paquetes se cubre: anestesiólogo, pediatra, dos días de hospitalización e insumos como kit de cirugía, compresas, antibióticos y analgésicos.

Una opción más económica es la clínica Herrera Lynch donde un parto natural costaba para la fecha, Bs. S 330.000, y en caso de tratarse de una cesaría, el monto solo aumentaba Bs S. 2000. Pero ambos precios sin tomar en cuenta los honorarios del médico, que en ocasiones pueden ser en dólares, dependiendo del acuerdo al que llegue el paciente.

¿Dónde está la humanización?

Como una solución al problema, el Gobierno creo el Plan de Parto Humanizado, iniciativa con la que se buscaba atender a casi medio millón de beneficiarias de los programas asistenciales del gobierno.

Actualmente, el bono para las embarazadas beneficiadas por el Plan de Parto humanizado y de Lactancia Materna se ubica en 2.400 bolívares soberanos, sin embargo, más de un año después de su implementación, el presidente Nicolás Maduro ha reconocido que el plan no ha dado los resultados esperados y ha pedido que se tomen los correctivos necesarios.

Se debe atender a las 500 mil barrigonas que tenemos en el país. 523 áreas de salud integral deben tener registros de embarazadas y visitarlas casa por casa, llevarles medicamentos, llevarlas a cursos y atender los partos (…) pido a todas las autoridades, por el amor de Dios; por Cristo redentor; por las Virgen María; por su madre, por favor, atiendan de manera humana a las parturientas, a las embarazadas. Vamos a darles un trato especial”, expresó el mandatario venezolano.

Otros datos

Una muestra del maltrato, pueden ser las estadísticas sobre mortalidad infantil en Venezuela, las cuales no son alentadoras, en el año 2016 la cifra aumentó a 30,12%, con 11.466 decesos de niños de 0 a 1 año, y la materna se disparó 65%, según las últimas cifras publicadas por el Ministerio de Salud.

El embarazo adolescente también es otro reto que afronta el gobierno, y es que según un informe publicado en 2018 por la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa), Venezuela se ubica en la posición número 95, después de Ecuador y Honduras en esta materia.

Por otra parte, en julio de 2018, según un comunicado por Caritas de Venezuela, 48 % de las mujeres embarazadas evaluadas en algunas de las parroquias más pobres mostraba desnutrición aguda.

A todas luces, el tema requiere un tratamiento especial por parte de las autoridades.

Esperemos que ahora, que se celebra el primer nacimiento del 2019, el tema vuelva a la palestra, para dar el debate necesario.

 

Tags