El Grillazo

“El cardiológico de adultos de Montalbán”: ¿Solo otra obra inconclusa?

Los avances en materia social han sido el eje del discurso del chavismo durante casi dos décadas.

La aceptación que tuvieron programas como “Barrio Adentro” en los sectores populares dejó a la oposición a la defensiva.

El gobierno pudo mostrar a la “Revolución Bolivariana” a lo largo de casi veinte años, como la encargada de recuperar, bajo un esquema inclusivo, los servicios de salud extraviados entre la desatención y las privatizaciones de la “larga noche neoliberal”.

Si alguien tenía consciencia del aval político que da la atención medica a los “más necesitados” era Chávez.

Desde 2007 a 2012, Chávez menciona en sus alocuciones publicas al menos 24 veces a uno de los proyectos bandera de su gestión en salud: “El cardiológico de adultos de Montalbán”.

“Al lado del Cardiológico Infantil vamos a construir tremendo cardiológico de adultos, esa es otra causa de muerte, una de las primeras causas de muerte: el corazón.”

      Hugo Chávez,  2007. 

La obra era -y es- trascendental.

De los grandes hospitales que se iban a construir bajo el plan “Barrio adentro IV”, el cardiológico y oncológico de adultos era el destinado a potenciar la lucha contra las dos principales causas de muertes en Venezuela.

Pero, hoy, su estructura abandonada “brilla por inconclusa”, en medio de un 2018 en crisis, donde atender afecciones cardíacas o de cáncer son “lujos” al alcance de pocos; la opción gratuita, de calidad, y publica era -y es- ésta obra.

¿Cómo la solución destinada a atajar las principales causas de muerte de los venezolanos pasó de ser “un proyecto bandera” a un vulgar elefante blanco (o rojo)? Hay una serie de elementos que explican su metamorfosis:

Proyecto claro, ejecución turbia

En 2006, el para entonces alcalde de Caracas, Freddy Bernal, entregó al presidente de la República, Hugo Chávez Frías, la propiedad de los terrenos municipales adyacentes al Hospital Cardiológico Infantil Latinoamericano, para que se construyera en ellos un centro de salud cardiológico para adultos y un hotel.

Estoy dando la propiedad de los terrenos municipales adyacentes al hospital porque el Jefe del Estado anunció la posibilidad de construir en la misma zona un hospital cardiológico para adultos y un hotel para familiares”.

Freddy Bernal, 2006

Dos años más tarde, el Consorcio Vialidad Sucre y Alba Bolivariana contrató en enero del 2008 a la Constructora Pemegas para realizar estudios y proyectos en el área de urbanismo, arquitectura e ingeniería para la ejecución de los seis hospitales de Barrio adentro IV, incluido este Cardiológico de adultos.

Pero, la contratación, que a simple vista es un trámite burocrático más de los múltiples a cumplir en un proyecto de este tipo, lo va a enturbiar todo.

Pamegas y Farruco

La contratación realizada con la empresa Constructora Pamegas C.A, bordea peligrosamente la ilegalidad por dos razones hechas publicas por una investigación de la comisión permanente de controlaría de la Asamblea Nacional presentada hace dos años:

Primero, que Lucas Ignacio Pou Ruan, quien ejercía funciones como Director de Obras de la Oficina Presidencial de Planes y Proyectos Especiales, adscrita al Despacho de la Presidencia, era a su vez accionista de la pre nombrada empresa.

Segundo, que la compañía para el año 2008 no se encontraba en el Registro Nacional de Contratistas.

La investigación no escapa de la dinámica de la polarización pero acierta planteando dos interrogantes claves:

  1. ¿Cómo la mencionada empresa al margen de los parámetros legalmente establecidos pudo participar en los procesos de licitación?
  2. ¿Qué papel jugó y que intereses tendría entonces la comisión de licitaciones, ya que hizo caso omiso ante las irregularidades de dicha empresa beneficiándola con contratos sumamente onerosos?

Las respuestas están en la relación de Pou con un alto funcionario del chavismo: Francisco “Farruco” Sesto.

“Si mi comandante”

Pero el Exministro de cultura, “Farruco” no es el único alto funcionario involucrado con formas turbias que han afectado directamente a la obra.

Algunos han pecado por incapacidad y otros han ido más allá.

Fiel a su estilo, Chavez dejo expuestos a sus ministros y funcionarios vinculados a la gestión en salud haciendo que comprometieran su palabra anunciando la fecha en que entregarían la obra.

El primero en hacerlo fue Jesus Mantilla, Ministro del Poder Popular para la Salud en 2009, quien en cadena nacional soltó una fecha de entrega: “Mi comandante se tiene previsto que para finales del 2009 ya estas estructuras estén concluidas, es decir que los podríamos estar inaugurando en el primer trimestre del año 2010 mi comandante”.

Chávez continuó increpándolo: “Correcto, en la demora está el peligro, los recursos están asegurados ¿verdad Mantilla?” y Mantilla contesta: “Sí mi comandante”.

El peligro de la demora

Pero, llegó el 2010 y no solo no se entrego la obra sino que la misma  entro en parálisis.

Dos años antes, en agosto 2008, el ministro de Infraestructura, Isidro Rondón informó que los trabajos de construcción de la sede del Cardiológico de Adultos avanzaban considerablemente, y  adelantó que el centro hospitalario podría estar listo para 2012.

Esta misma fecha será la propuesta por Eugenia Sader, ministra de salud entre 2010 y 2013, y a quien se le encomendara puntualmente la reactivación de las obras.

Estuve haciendo una supervisión y el proyecto está totalmente elaborado y se va a hacer con tecnología muy rápida. Estamos a nivel de bases de concreto, vamos por un tercer piso. Tendremos que esperar unos seis u ocho meses para poder darle vida al Cardiológico de Adultos”

Eugenia Sader, 2012.

Se reactivaron pero las irregularidades

Con Sader al frente del Ministerio de Salud, empiezan a forjarse más incongruencias en torno al Cardiológico de Adultos. Este y los otros 6 centros de salud contemplados por “Barrio adentro IV” pasarían a ensamblarse con estructuras “prefabricadas por un empresa alemana que tiene 50 años edificando centros de salud en todo el mundo”: HT Labor Hospitaltechnik.

Sin embargo, ni con el cambio de modalidad la ministra pudo cumplir con los plazos estipulados para concluir la obra, aunque el 16 de febrero de 2012 durante el acto de graduación de la primera oleada de médicas y médicos integrales comunitario afirmó que “los paneles de la empresa alemana comienzan a llegar el próximo mes”.

Sader, durante su gestión al frente del ministerio de salud ocupó de manera simultánea la presidencia de la Fundación de Edificaciones y Equipamentos Hospitalarios (ente encargado de la construcción de los grandes hospitales de Barrio Adentro).

Según consta en la Gaceta Oficial 39.656 de fecha 4 de abril de 2011, la exministra Sader constituyó la Comisión de Licitaciones de la Fundación de Edificaciones y Equipamientos Hospitalarios, pero el secretario y quien estaría encargado de evaluar a las empresas que ejecutarían las obras, era su propio hijo el ciudadano Eugen Enrique Bejarano Sader.

Para la reactivación de las obras en el cardiológico de adultos se contó con cerca de 13 millones de dólares provenientes de un crédito extra el cual fue aprobado por el Presidente de la República según los Puntos de Cuenta Nro. 022-11, 023-11 y 024-11 de fecha 16 de mayo de 2011. El destino de estos fondos fue igual de incierto que los paneles prefabricados de la empresa alemana.

¿Qué hacer?

Según la Organización Mundial de la Salud “las principales causas de mortalidad en el mundo son la cardiopatía isquémica y los infartos, que ocasionaron 15,2 millones de defunciones en 2016 y han sido las principales causas de mortalidad durante los últimos 15 años.”

Venezuela no escapa de este patrón, aun cuando existe opacidad por la falta de números oficiales desde 2011, diversos sectores vinculados a la salud estiman que en 2017 las afecciones cardíacas, junto al cáncer, fueron las principales causa de muerte en el país.

Hacer algo por la reactivación y conclusión del cardiológico de adultos es de la lógica más básica en cuanto a planificación de un proyecto nacional.

El presidente Nicolás Maduro ha hecho algún guiño al respecto durante 2016: “Yo quiero anunciar, he dado la orden expresa al vicepresidente de Misiones y Grandes Misiones Socialistas, Jorge Arreaza, a la ministra Luisana Melo, para que en medio de lo que resta este cuatrimestre, septiembre, octubre, noviembre, diciembre 2016, retomemos el proyecto del cardiológico de adultos que lleva un 30% de construcción, asuntos de carácter legal lamentables, llevaron a la paralización de esta obra, y yo he dado la orden y cuento con los recursos para que construyamos y terminemos muy pronto, con mucha calidad el Cardiológico Latinoamericano de Adultos”.

La orden pudo haber sido expresa pero su cumplimiento fue laxo.

Y mientras continúe la orden sin seguimiento Estatal y ciudadano, la gestión opaca del sector salud seguirá siendo un negocio que, según cifras de la Asamblea Nacional, genera pérdidas a las arcas nacionales de USD $ 1.552.353.981,33.

Tags